Principal Arriba Enviar apuntes Buscar Mapa del web

Dolencias reumáticas       

Esta Web ha obtenido el Certificado de Calidad y ha sido acreditada por la la SEEI

Principal
Arriba
Novedades
Introducción
Presentación
Postgrado Enfermería
Apuntes de clase
Evaluación
Hipervínculos
Descarga Software
Buscadores
San Miguel de Salinas
Alicante

Ir a la página índice de los trabajos.

  

 

Trabajo realizado en la asignatura "Cuidados I. Crónicos".

Título: “Dolencias reumáticas. Afección de millones de personas".
Autor: Pérez Moltó, C.; Del Campo Alepuz, G.; Guevara Vera, E.; Villalta Mompean, M.J. 
Resumen: En este trabajo se realiza un estudio sobre las dolencias reumáticas. En el mismo se hace una descripción de este síndrome crónico, sus características, manifestaciones clínicas y tratamiento. Se realiza un descripción de la actuación sanitaria ante la enfermedad y se abordan los principios de actuación de enfermería.
Palabras clave: reuma, artrosis, artritis, articulaciones, dolor, NANDA.

  


DOLENCIAS REUMÁTICAS
. AFECCIÓN DE MILLONES DE PERSONAS.

REUMATISMO. ARTRITIS. ARTROSIS.

Constituyen un síndrome crónico caracterizado por inflamación inespecífica, generalmente simétrica, de las articulaciones periféricas, que potencialmente da origen  a destrucción progresiva de las estructuras articulares y periarticulares; puede haber también manifestaciones generalizadas.

La etiología se desconoce. Las alteraciones inmunológicas que se producen, pueden ser iniciadas por múltiples factores. Es afectado aproximadamente el 1% de todas las poblaciones, las mujeres 2 a 3 veces con mayor frecuencia que los hombres. El comienzo puede tener lugar a cualquier edad, pero suele producirse entre los 35 y los 45 años.

En las articulaciones afectadas crónicamente, la membrana sinovial normalmente delicada, desarrolla muchos pliegues vellosos y aumenta de grosor debido a un número y un tamaño aumentado de células sinoviales limitantes y colonización por linfocitos y células plasmáticas. Las células colonizantes, inicialmente perivenulares, pero más tarde formando folículos linfoides con centros germinales, sintetizan factor reumatoide y otras inmunoglobulinas. También hay fibrosis y necrosis. El tejido sinovial hiperplásico (pannus) puede erosionar el cartílago, el hueso subcondral, la cápsula articular y los ligamentos. Los leucocitos polimorfonucleares no son prominentes en la membrana sinovial, pero con frecuencia predominan en el líquido sinovial.

El nódulo reumatoide, que suele encontrarse subcutáneo en zonas sometidas a trauma, es la lesión patológica más característica. Es un granuloma necrobiótico inespecífico que consiste en un área necrótica central rodeada de células epitelioides en empalizada con sus ejes mayores perpendiculares al centro, todo ello envuelto en linfocitos y células plasmáticas.

La enfermedad articular degenerativa (osteoartritis o artropatía degenerativa), es la forma más común de artritis y ataca casi todas las articulaciones, es especial las que más se usan y soportan peso.

Se caracteriza por deterioro progresivo y pérdida del cartílago articular, acompañados de proliferación de hueso nuevo y de tejidos blandos dentro y alrededor de la articulación afectada. La osteoartritis se divide en una forma primaria o idiopática en que no se identifica factor o factores predisponentes,  y la forma secundaria, en la cual a menudo se detecta alguna causa predisponente, como traumatismo previo, anormalidad congénita o problema metabólico.

La osteoartritis afecta por igual varones y mujeres, pero es un poco más frecuente en el sexo masculino antes de los 45 años, y en las mujeres después de los 55 años. La prevalencia aumenta con la edad, y es casi universal en sujetos mayores de 75 años.

La osteoratritis afecta  todas las razas. Según se piensa, en su génesis interviene la descarga de grandes tensiones y frotamiento en las articulaciones.

Los factores hereditarios al parecer intervienen  en algunas formas de osteoartritis. El mecanismo de herencia de los nódulos al parecer entraña la participación de un solo gen dominante autosómico.

Las manifestaciones clínicas por lo común se limitan a una o pocas articulaciones, pero esta enfermedad puede ser generalizada, y sugerir una forma sistemática de artritis. Los síntomas suelen comenzar de manera insidiosa, en forma de dolor poco localizado, profundo y molesto, con el empleo de la articulación afectada, que desaparece con el descanso.  

Tanto la artritis como artrosis pueden culminar en deformidad y anquilosamiento de la articulación. La artrosis suele ser de origen interno y, a excepción de las artritis de reumatismo articular agudo, motivadas por dos causas importantes, el reumatismo inflamatorio, cuya etiología puede resultar imprecisa, autoinmune o incluso una reacción  a alguna toxina microbiana, reumatoide, lupus eritematoso generalizado y reumatismo soriasico que son afecciones amicrobianas y el reumatismo infeccioso por la presencia de un germen en la articulación( artritis tuberculosa, estafilococica, gonococica o bruleciana), la artritis también puede atribuirse a una causa externa( traumatismo).

ARTRITIS REUMATOIDE.

El comienzo puede ser abrupto, con inflamación simultánea en articulaciones múltiples, o insidioso, con alteración articular progresiva. El signo físico más sensible es el dolor a la presión y el contacto en casi todas las articulaciones inflamadas. Hay engrosamiento de la membrana sinovial, el hallazgo físico más especifico, eventualmente en la mayoría de las articulaciones inflamadas. Es típico la alteración simétrica de la articulaciones pequeñas de la mano (especialmente las interfalángicas proximales y las metacarpofalángicas), los pies, las muñecas, los codos y los tobillos, pero las manifestaciones iniciales pueden producirse en cualquier articulación. Es común una rigidez que dura más de unos pocos minutos, al levantarse por la mañana o después de una inactividad prolongada; también hay fatiga y malestar al comienzo de la tarde. Las deformidades pueden desarrollarse rápidamente, en particular contracturas en flexión debidas a espasmos de los músculos flexores en torno a una articulación inflamada, con relajación refleja y atrofia de los músculos extensores antagonistas. Es típica la desviación cubital de los dedos con dislocación de los tendones extensores fuera de las articulaciones metacarpofalángicas.

Los nódulos reumatoides subcutáneos, aunque no suelen ser una manifestación  precoz, pueden constituir una ayuda importante en el diagnóstico; deben ser sometidos a biopsia para diferenciarlos de los tofos gotosos y de los nódulos amiloides y otros. Otras manifestaciones extraarticulares son los nódulos viscerales, vasculitis que causa úlceras de la pierna o mononeuritis múltiple, derrames pleurales y episcleritis. Puede haber fiebre y suele ser ligera.

La artritis reumatoide juvenil, similar en muchos aspectos al tipo adulto. La enfermedad tiende a afectar a las articulaciones mayores, interfiriendo con el crecimiento y el desarrollo. Puede verse micrognancia debida a menor desarrollo de la mandíbula. Con frecuencia hay erupción, fiebre, iritis, esplenomegalia y linfadenopatía generalizada, a veces antes de que aparezca la artritis. También puede haber pericarditis y derrame pleural. El pronóstico es más favorable que en el adulto. Se producen remisiones completas en un 75ª 80% de los pacientes.

Los primeros síntomas pueden ser: fatiga, debilidad y pérdida de apetito. También puede aparecer febrícula, anemia y elevación de la tasa de velocidad de sedimentación. El factor reumatoide (RF) aparece en el suero y liquido sinovial de la mayoría de los pacientes. Los títulos elevados de RF se correlacionan con las formas más graves de la enfermedad, en especial las que presentan manifestaciones extraarticulares. En ocasiones también se detectan anticuerpos antinucleares y precipitinas reumatoides espaciales. Entre las manifestaciones extraarticulares esta la alteración cardiaca, vasculitis, enfermedad pulmonar y proteinuria, también puede haber engrosamiento de la cápsula sinovial, denominado pannus.

Actuación:

Se desconoce el origen de la artritis reumatoide y su patogénesis es totalmente teórica, razón por el cual el tratamiento sigue siendo empírico. Ninguna de las intervenciones terapéuticas son curativas, y por tal razón, habrá que considerarlas como paliativas, pues intentan aliviar signos y síntomas de la enfermedad. Las formas utilizadas se orientan a la supresión inespecífica del proceso inflamatorio, con la esperanza de aplacar signos y evitar la lesión progresiva de estructuras articulares.

El tratamiento de sujetos con artritis reumatoide comprende un enfoque interdisciplinario, en que se intenta superar y corregir los problemas que sufren los individuos con interaciones funcionales y psicosociales. Diversas formas de fisioterapia son útiles para aminorar los síntomas. El reposo aplaca los síntomas, y puede ser un componente importante del programa total. Además, a veces es útil inmovilizar las articulaciones inflamadas para aminorar su movimiento no deseado. Otro aspecto importante en el régimen terapéutico son, en un momento preciso, los ejercicios orientados a conservar la potencia muscular y la movilidad articular, sin exacerbar la inflamación. También una dieta correcta con pérdida de peso para aliviar la carga articular.

El tratamiento médico de la artritis reumatoide sigue dos enfoques generales. El primero es el uso de aspirina y otros antiinflamatorios no esteroideos, analgésicos simples y, si es necesario, dosis pequeñas de glucocorticoides para controlar síntomas y signos de la inflamación local. Un segundo grupo de fármacos incluye agentes que han sido clasificados como modificadores de la enfermedad y los inmunosupresores citotóxicos. Al parecer poseen la capacidad de modificar el curso del trastorno y lentificar su evolución  en algunos pacientes.

Para combatir la artritis reumatoide se ha recurrido a técnicas: experimentales como la radiación linfoidea total o la linfoplasmaféresis. En algunos casos ha habido posibilidades de que mejoren la enfermedad, pero ninguna de las técnicas ha sido inocua, y ha tenido poca eficacia en relación directa con el costo, para tratar a los sujetos por largo tiempo. Se ha dicho también que varias técnicas no tradicionales  son eficaces contra la enfermedad, como serían dietas, extractos de plantas y animales, vacunas, hormonas, y preparados tópicos de diversas suertes. Muchos de ellos son caros, y ninguno ha sido eficaz. A pesar de todo, la creencia ciega en su eficacia ha hecho que su uso se perpetúe entre algunos enfermos.

Actuación de Enfermería:

 En el comienzo de enfermedad es difícil predecir la evolución  propia que tendrá en cada sujeto. Por tal motivo, el enfoque común es buscar el alivio de los síntomas, el tratamiento precoz de la Enfermera puede proporcionar la recuperación y prevenir la aparición de otros ataques.

La mayoría de los pacientes pueden continuar desempeñando sus funciones habituales.

Debe hacerse hincapié en la necesidad de dormir lo suficiente y procurar mantener en descanso la articulaciones afectadas.

La Enfermera debe proporcionar información, respecto a la adecuada utilización del calor tópico, de los ejercicios musculares y de otros métodos para aliviar el dolor y prevenir deformidades, tales como el uso de almohadillado y férulas.

Puesto que el estrés favorece la enfermedad, debe aconsejarse que evite situaciones generadoras de ansiedad, preocupación, fatiga e infecciones.

Diagnósticos de Enfermería reconocidos por la NANDA:

- Alteración de los procesos familiares R/C la incapacidad de un miembro de la familia.

- Déficit de autocuidado: especifico R/C el dolor y deterioro músculo esquelético.

- Dolor crónico R/C deterioro progresivo de las articulaciones.

ANÁLISIS Y COMENTARIO DE LA NOTICIA.

"LAS DOLENCIAS REUMÁTICAS AFECTAN A MILLONES DE PERSONAS. ¿CÓMO PODEMOS COMBATIRLAS?"
Healthandage.com (7-11 –2000)

La noticia  trata de cómo se puede combatir está enfermedad que, puede llegar en algunos casos, a ser tan discapacitante, mediante hábitos saludables: como la dieta, qué elementos debemos incluir y qué otros debemos excluir, sobre todo en el caso de la gota , realizar ejercicio para fortalecer la musculatura y poder seguir realizando las actividades cotidianas, no fumar ni beber alcohol.

También nos da indicaciones un naturópata que ofrece unos consejos para los afectados por la artrosis.

Utilizan terminología médica que no explica al lector.

A nivel sanitario no tiene ningún valor científico, ya que las propuestas que ofrece no mejoran la enfermedad. Estas normas se deben aplicar a toda la población en general.

Según los libros consultados sobre estas enfermedades, no está claro que la dieta mejore en particular la enfermedad, pero sí se encontrará mejor si tiene un aporte adecuado de calcio, de los nutrientes necesarios, y cuales pueden perjudicar  su salud, sobre todo en el caso de la gota, eliminando los alimentos que aumentan el ácido úrico.

Por lo tanto, no me parece una noticia científica, ni parece haberse informado bien de la patología de las enfermedades reumáticas.

Según, El manual de Merck, “una dieta nutritiva ordinaria es suficiente. La charlatanería sobre los alimentos y la dieta es común y debe ignorarse.”

BIBLIOGRAFÍA:

  • El Manual de Merck.

  • Gran Enciclopedia Larousse.

  • Enciclopedia Médica Océano.

  • Medicina Preventiva y Salud Publica.

  • Diccionario Mosby de Medicina y Ciencias de la Salud.

Ir a la página índice de los trabajos.


Principal ] Novedades ] Introducción ] Presentación ] Postgrado Enfermería ] Apuntes de clase ] Trabajos Enfermería ] Evaluación ] Hipervínculos ] Descarga Software ] Buscadores ] San Miguel de Salinas ] Alicante ]

Usuarios On line:          
Última modificación: 13 de enero de 2013
Enviar correo electrónico a webmaster@aniorte-nic.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Webmaster: Nicanor Aniorte Hernández
Copyright © 2001 N. ANIORTE
Política de Privacidad / Confidencialidad      Política de Financiación     Política de Publicidad

Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.

     Estamos en la red desde el 27 de julio de 2000