Principal Arriba Enviar apuntes Buscar Mapa del web

Cuidados terminales       

Esta Web ha obtenido el Certificado de Calidad y ha sido acreditada por la la SEEI

Principal
Arriba
Novedades
Introducción
Presentación
Postgrado Enfermería
Apuntes de clase
Evaluación
Hipervínculos
Descarga Software
Buscadores
San Miguel de Salinas
Alicante

  

 

Trabajo realizado en la asignatura “Cuidados II. Cuidados de Enfermería a enfermos terminales”.

Título: “Experiencia en el cuidado a un enfermo próximo a la muerte”.
Autor: Aniorte Hernández, N.
Resumen:        Se inicia el trabajo con la definición que sobre cuidados paliativos realiza la OMS para directamente entrar en la narración de la experiencia vivida en el trato directo con un enfermo neoplásico en estado terminal. Se relacionan los aspectos físicos, biológicos y psicológicos a tener en cuenta durante la prestación de cuidados a estos enfermos, se describen los objetivos de los cuidados paliativos, los instrumentos con los que se cuenta y el papel que desempeña la enfermera ante el enfermo, su familia y como enlace entre estos y el equipo interdisciplinar que rodea a un enfermo en fase terminal.
Palabras clave: cuidados paliativos, terminales, enfermería. 

EXPERIENCIA  EN  EL  CUIDADO  A  UN ENFERMO  PRÓXIMO  A  LA  MUERTE.

Me parece interesante y a la vez imprescindible hacer mención a la definición que sobre cuidados a enfermos terminales realiza la OMS (1.990): “Los cuidados paliativos... afirman la vida y reconocen la muerte como un proceso natural... ni aceleran ni posponen la muerte, proporcionan alivio para el dolor y otros síntomas angustiantes, integran los aspectos psicológicos y espirituales del cuidado, ofrece un sistema de soporte para ayudar a los pacientes a vivir tan dignamente como sea posible hasta que mueran. Ofrecen un sistema de soporte a la familia para hacer frente a la enfermedad y a su propio duelo”.

         Para llevar a cabo este el trabajo y describir mi experiencia sobre cuidados paliativos, me referiré a las conclusiones obtenidas tras el trato directo con un enfermo neoplásico en estado terminal.

El objetivo de los cuidados paliativos es conseguir la mejor calidad de vida y la máxima autonomía del paciente y su familia. Precisamente la carencia en la atención de los aspectos emocionales y espirituales, junto con el alivio del dolor, dará origen a la filosofía sobre la que se basan los cuidados paliativos.

         Los instrumentos básicos con los que cuenta la disciplina de cuidados paliativos son: el control de síntomas, el apoyo emocional y la comunicación, contar con una organización flexible y un equipo interdisciplinar que pueda conseguir los objetivos de atención para el paciente en estado terminal y su familia.

         La enfermería forma parte fundamental del equipo, ya que la identificación conceptual del profesional de Enfermería es cuidar, los cuidados paliativos nos transmiten el hecho de que el paciente no está pendiente de un diagnóstico, ni precisa remedios curativos para su enfermedad. Por el contrario precisa ser asistido, con el objetivo de mitigar las molestias que pueda causar su enfermedad. La enfermería debe estar cerca, próxima y asequible tanto para el paciente como para su familia, observa situaciones, su atención es continuada junto al paciente y sirve de enlace entre el paciente y otros profesionales.

De mi experiencia con el enfermo anteriormente citado, debo comentar que en más de una ocasión, tuve que hablar con el facultativo encargado de su tratamiento para que el mismo se encaminara primordialmente a mitigar los síntomas en vez de alargar la agonía, intentando que se sopesara continuamente los beneficios y molestias causadas debido al tratamiento.

         Uno de los grandes riesgos de la moderna y tecnificada medicina es la aplicación indiscriminada de la misma. Habitualmente, el médico no acostumbrado a tratar enfermos terminales, suele intentar mejorar y alargar la vida de los pacientes, a veces hasta límites extremos, sin apercibirse de la inutilidad de sus esfuerzos, en estos momentos es importante reflexionar y cambiar la actitud hacia el enfermo, lo que habitualmente no se hace por falta de comunicación entre médico-enfermo-familia-enfermer@, no es lo mismo alargar la vida que prolongar la agonía. Debemos ser conscientes del cambio de situación a partir de la cual no es posible ni necesario realizar tratamientos que puedan mejorar el estado físico del enfermo y que ha llegado el momento de preparar la muerte.

         En los últimos años se está hablando con frecuencia de calidad de vida, sin embargo creo que se habla poco de calidad de muerte, se está viviendo un cambio en la forma y lugar escogido por las personas para morir. Mientras que hace unos años la gente moría habitualmente es las casas, rodeado de sus familiares y amigos, consciente de lo que estaba sucediendo, participando de forma activa en el suceso y en la tranquilidad de su hogar, actualmente la muerte se suele afrontar en los hospitales, aislado de los amigos y en ocasiones de la propia familia, muchas veces sin darse cuenta de lo que sucede y con frecuencia sin poder opinar ni participar en las decisiones que se toman sobre su enfermedad, compartiendo habitación con otro u otros enfermos y sus acompañantes, sin la familia y sin la intimidad que requiere este suceso.

         Ante el diagnostico de una enfermedad terminal, tanto el paciente como la familia se ven sometidos a un gran impacto emocional. Se inicia un periodo altamente estresante, en el que la certeza de una muerte próxima, desestabiliza y provoca profundos cambios en la vida de todos los miembros de la unidad familiar.

Cuando curar ya no es posible nuestro objetivo se centra en proporcionar el máximo bienestar y alivio. Esto se logra en gran medida asegurando una prestación de cuidados integrales, en los que tengamos claro que el bienestar es algo subjetivo para cada individuo, y lo vive de forma personal y diferente con respecto a los demás, en cuidados paliativos uno de nuestros objetivos fundamentales es el control de los síntomas, que darán cobertura a todo el abanico de necesidades; no sólo físicas, sino emocionales y espirituales, que son inherentes a todo proceso terminal, y cuyo abordaje se encamina a conseguir ese bienestar deseado, tanto para el paciente como para la familia, promoviendo la autonomía, uso de recursos propios y toma de decisiones de lo que sin duda les pertenece: el afrontamiento de la situación, en este sentido creo que es de suma importancia y necesidad la existencia de una buena comunicación.

         La enfermería, al menos lo que como profesional puedo contar tras mi experiencia con este tipo de enfermos, nos encontramos con el reto de hablar en la verdad, no significa siquiera hablar “de la verdad”, sino de tener el coraje de dotar de competencia las relaciones sin huir de la verdad del paciente cuando éste manifiesta directa o indirectamente deseos de hablar, al igual que la familia, de su verdad.

Es muy importante que incorporemos en la prestación de los cuidados, conjuntamente con el resto de cuidados físicos y orgánicos, verdaderas estrategias de relación de ayuda que desde las actitudes y habilidades para la comunicación garanticemos al paciente y su familia un afrontamiento adecuado de la situación. Con respeto y dignidad y dando sentido a nuestra dura, pero valiosa labor: ayudar a morir, ayudar a despedir.

         Es importante que como enfermer@s conozcamos y llevemos a cabo técnicas de manejo de información, técnicas de manejo del silencio y estrategias de afrontamiento ante las reacciones del paciente, la familia y el resto del equipo sanitario, creo poder afirmar que haberlos conocido me hubiera ayudado mucho en la labor realizada con este enfermo


Principal ] Novedades ] Introducción ] Presentación ] Postgrado Enfermería ] Apuntes de clase ] Trabajos Enfermería ] Evaluación ] Hipervínculos ] Descarga Software ] Buscadores ] San Miguel de Salinas ] Alicante ]

Usuarios On line:          
Última modificación: 13 de enero de 2013
Enviar correo electrónico a webmaster@aniorte-nic.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Webmaster: Nicanor Aniorte Hernández
Copyright © 2001 N. ANIORTE
Política de Privacidad / Confidencialidad      Política de Financiación     Política de Publicidad

Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.

     Estamos en la red desde el 27 de julio de 2000