Principal Arriba Enviar apuntes Buscar Mapa del web Código de Conducta

Deontológia y Comités de Ética

 

 

Principal
Novedades
Apuntes de clase
Trabajos Enfermería
Evaluación

  

 

 

Apuntes: 

ÉTICA  Y  LEGISLACIÓN  EN  ENFERMERÍA.

 CÓDIGO DEONTOLÓGICO.

   La deontología es una disciplina puente entre lo ético y lo jurídico, es el ámbito ético-jurídico que viene determinado por lo deontológico. Aunque bien es cierto que entre las normas éticas y jurídicas hay cierta similitud, el contenido de lo ético y lo legal o entre la moralidad y la legalidad de los actos hay diferencias. Las normas éticas, pertenecientes al ámbito de la moralidad de los hechos, están sustentadas, sobre una base integrada por principios y valores universalmente reconocidos y aceptados por todos. En todas las profesiones se debe poseer una ética profesional basada, en primer lugar, en principios sociales, donde el enfoque de los problemas sea tanto racional como social. La ética a de aspirar a ser universal, pues aunque la razón humana no sea absoluta, es necesario llegar a establecer criterios universales, partiendo de una estructura moral integrada por principios y valores éticos, pero teniendo en cuenta que esos valores han de ser entendidos como metas o fines valorados por la misma profesión  y reconocidos, aceptados y respetados por toda la comunidad.

   La ética es la construcción moral que orienta las actitudes y los comportamientos de los profesionales hacia la consecución de objetivos profesionales, todo ello, desde la doble vertiente del reconocimiento del ser humano en su totalidad y el respeto de los valores sociales. Las normas jurídicas, por el contrario pertenecen al Derecho, siendo éste quien determina la legalidad de los actos y, por tanto, la legitimación jurídica de los actos profesionales.

Podemos afirmar que normas deontológicas son las que se ocupan de regular el deber, dejando fuera de su ámbito concreto de interés otros aspectos de la moral, son los deberes minimamente exigibles a los profesionales en el ejercicio de su actividad profesional. Las normas deontólogicas enlazan el fin orientativo con el disciplinario, ello confiere al Código Deontológico un carácter bidireccional, pero con actitud propia, siendo lo que hace posible a los profesionales definir, mediante normas reguladoras de su ejercicio, sus propios legítimos y diferenciadores códigos de comportamiento.

A la vista de todo lo anterior, Código Deontológico podría ser definido como fruto del resultado o unión de los siguientes enunciados:

   * La Deontología es un conjunto de normas mínimas que un determinado grupo profesional establece, que reflejan la concepción ética común y mayoritaria de sus miembros, en cuyo seno se comprometen a desempeñar una determinada actividad.    La Deontología son normas que recogen grandes orientaciones que deben guiar a los profesionales para el cumplimiento de sus funciones, estableciendo límites en función de los cauces por los que se mueve la sociedad y entre los que la profesión ha de discurrir.

   * La Deontología son normas de menor grado no regidas por sanción estatal, pero que sí implican disposiciones disciplinarias dado que emanan de un órgano de control profesional, el incumplimiento de dichas normas lleva implícito sanciones previstas en los reglamentos o estatutos de las organizaciones de representación profesional reconocida legalmente.

 

CONCLUSIONES DE “TOMÁS IGLESIAS” SOBRE LAS NORMAS DEONTOLÓGICAS.

   "La función social de las normas deontológicas no responde al saludable interés de añadir un plus de exigencias morales a las que ya imponen las distintas ramas del ordenamiento jurídico, sino que contribuyen a escamotear la aplicación de éste bajo los principios de confraternidad, el compañerismo y la defensa de los intereses corporativos".

   Tomás Iglesias en su articulo y sobre este aspecto nos dice que el Estado se rige por el cumplimiento de la Ley y el principio de legalidad que proclama la Constitución. El Estado tiene procedimientos para sancionar las conductas ilegales y para garantizar el adecuado y diligente cumplimiento de los oficios y profesiones, sin necesidad o justificación de los Tribunales de Honor. El "Derecho" y la "Moral" coinciden en que ambos son un conjunto de normas, están institucionalizadas, son positivizadas e impuestas a los miembros de la comunidad, radicando la diferencia en que en el Derecho el incumplimiento de la norma puede dar lugar a sanción y esa sanción ser llevada a cabo a través de la fuerza física que es ejercida por el Estado. El Estado cuenta con el poder económico, poder ideológico y el poder político, con este último el Estado hace uso o puede hacer uso de la fuerza física para hacer cumplir el derecho, siendo el único capacitado para ello. El Estado actúa a través del Derecho y el Derecho usa la fuerza del Estado para hacerse cumplir. En el derecho las normas presentan cierto orden, forman un sistema y están jerarquizadas entre sí, las normas inferiores no pueden contradecir a las superiores. Gráficamente podría representarse como una pirámide en cuyo vértice superior está la Constitución Española, en la base de la pirámide están situadas las Sentencias y el centro: las Leyes, Reales Decretos, Normas, Reglamentos y Códigos Deontológicos.

A la vista de lo expuesto podemos comprender el planteamiento de Tomás Iglesias en su articulo, cuando apunta que las normas deontológicas son innecesarias, la legalidad ofrece procedimientos sobrados para exigir la responsabilidad de los profesionales; las actuaciones constitutivas de delito deben ser sancionadas por la aplicación de las normas penales; cuando se produzcan responsabilidades civiles se debe sancionar según las leyes civiles existentes; cuando las faltas sean cometidas por los trabajadores de la administración pública se deberá aplicar la legislación administrativa y la normativa laboral a los profesionales por cuenta propia, quedando así todas las faltas amparadas en un sistema por el que pueden ser penalizadas. Las normas deontológicas con algunos de sus conceptos y con el clima que introducen no contribuyen a un grado mayor de exigencias respecto al baremo fijado por la legalidad, sino más bien favorece la inaplicación de los propios preceptos legales, al ser un mecanismo corporativo que impone exigencias que favorecen el funcionamiento de la impunidad de conductas vulneradoras del ordenamiento jurídico, y contribuye a escamotear la aplicación de éste bajo los principios de la confraternidad, el compañerismo y la defensa de los intereses corporativos.

Como ejemplo de expuesto podemos citar el articulo 33.1 del Capitulo VII del Código Deontológico Médico, que impone la confraternidad como deber primordial entre los colegiados, indicando que los disentimientos no darán lugar a polémicas públicas y deberán discutirse en el seno de sesiones apropiadas, limitando la libertad de expresión y siendo expresión de apoyo frente a actuaciones negligentes o generadoras de responsabilidad. En el Código Deontológico de los arquitectos, también encontramos (articulo 51) la prohibición a los colegiados de hacer manifestaciones personalmente perjudiciales para sus compañeros o la profesión. También en el Estatuto General de la Abogacía (articulo 106) y Normas Deontológicas de los mismos, se obliga previo al ejercicio de una acción penal contra un abogado compañero la comunicación al Decano, para su labor de mediación, lo que se traduce en una demora en el ejercicio de la profesión y en una disminución en la eficacia de la acción, al ponerse en conocimiento del futuro demandado la intención de actuar. Son muestras y ejemplos de cómo los códigos deontológicos bajo los principios de confraternidad, compañerismo e intereses corporativos, contribuyen a escamotear la aplicación del ordenamiento jurídico.

 

POSIBLES DISCREPANCIAS O CONTRADICCIONES ENTRE NORMAS DEONTOLÓGICAS Y NORMAS JURÍDICAS.

A la vista y lectura de los artículos aportados, encuentro varios puntos de discrepancia entre las normas deontológicas y las normas jurídicas, pasamos a enumerarlos:

1.            La colegiación obligatoria choca con los artículos 22 y 28.1 de la C.E. que reconocen el derecho a la libre asociación y libre sindicación. Si los Colegios Profesionales fueran de adscripción voluntaria, los miembros de los mismos podrían dotarse de unas normas estatutarias y compromisos asociativos vinculantes, basados en el valor superior de la libertar y en la voluntariedad de pertenencia.

2.            Hay ausencia de fundamentación constitucional de las normas deontológicas, son normas ajenas al cuadro de fuentes por lo que carece de juridicidad que le da fuerza vinculante, además de no venir refrendada por la soberanía nacional, exigida en el articulo 1.2 de la C.E.

3.            La ausencia de autonomía de la voluntad, de la libre opción de los ciudadanos, y la presencia de la obligatoriedad de la colegiación, priva a las normas deontológicas del sustento que en última instancia pudiera darle uno de los valores superiores del ordenamiento: la libertad -artículo 1.1 C.E. Se comparten criterios entre los colegiados no compartidos por la totalidad de los mismos y sin tener la opción de separarse de tales corporaciones.

4.            En otros casos las normas deontológicas contradicen la producción legislativa o la propia Constitución en otro de los valores superiores del ordenamiento: el pluralismo -artículo 1.1 C.E.

5.            Las normas deontológicas no tienen textura normativa, no son una ley formal, no son un reglamento, no son normas que gocen del reconocimiento estatal, por lo que ante la lectura del articulo 25.2 de la C.E. nadie podrá ser condenado o sancionado por acciones u omisiones que en el momento de producirse no constituyen delito, falta o infracción administrativa, por lo que las acciones impuestas por un Colegio profesional podrían deducirse dentro de la ilegalidad.

6.            Los Colegios Profesionales actúan como Tribunales de Honor cuando no aplican un ordenamiento jurídico, sino un conjunto de reglas que se sitúan en el ámbito de la ética y la moral estamentales y no del derecho, contradiciendo el articulo 26 de la C.E. que prohíbe textualmente los Tribunales de Honor.


Principal ] Novedades ] Apuntes de clase ] Trabajos Enfermería ] Evaluación ]

Usuarios On line:          
Última modificación: 14 de noviembre de 2016
Enviar correo electrónico a webmaster@aniorte-nic.net con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Webmaster: Nicanor Aniorte Hernández
Copyright © desde 2001 Nicanor Aniorte.
Política de Privacidad / Confidencialidad      Política de Financiación     Política de Publicidad

Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.

     Estamos en la red desde el 27 de julio del 2.000